Foto cortesía de: www.pexels.com

En una relación ¿importan las palabras que se dicen o los hechos que demuestran el valor de esas palabras? Según los especialistas, si las palabras no van seguidas de hechos no tienen ningún valor y en lugar de hacernos bien nos pueden sumergir en un mar de incertidumbre e insatisfacciones.

Las acciones son el termómetro para descubrir los verdaderos sentimientos de las personas, por ello hay que permanecer atentos a lo que la gente hace más que a lo que dice.

Usualmente si alguien que queremos nos llega a hacer promesas y no las cumple podemos sufrir una gran decepción. El amor debe demostrarse con acciones, todos debemos exigir coherencia, respeto y responsabilidad.

Sin embargo, es muy importante también comunicar lo que sentimos, porque el ser humano también se alimenta de palabras amorosas.

Amar es un verbo de acción

La buena crianza, la autoestima y el respeto hacia las otras personas son esenciales a la hora de construir relaciones de calidad.

Demostrar los sentimientos y no sólo exteriorizarlos con palabras es primordial y todo esto viene dado desde la infancia “si amas a un niño, demuéstraselo apoyándolo. Haciéndole creer que puede ser capaz de aquello que se proponga. Aún más, si le haces una promesa a tu hijo, debes cumplirla. Porque, de no hacerlo, lo que conseguimos no es solo crear un vacío, además, hacemos que ese niño deje de confiar en nosotros” comentan en el portal Mejor con Salud.

A menudo los niños que han sido decepcionados en la infancia les cuestan mucho establecer relaciones y vínculos equilibrados en sus relaciones de pareja.

Las palabras sirven para comunicar mensajes, pero también para ser congruentes con lo que decimos y hacemos “al amor no le valen sólo las palabras. Las relaciones personales no se alimentan únicamente de promesas o frases llenas de afecto. Una relación es, principalmente, llevar a cabo una serie de actos cotidianos que enhebran un todo” afirman en el portal Mejor con Salud.

Cómo actuar cuando no se cumplen las promesas

Todos sabemos que hay personas que no cumplen sus promesas, hay gente habituada a decir mentiras o relacionarse superficialmente con los otros.

Este tipo de persona nos hace creer en una serie de sentimientos que luego no pueden sostener con acciones.

Cuando te fallen, lo que debes hacer es exigir congruencia “si alguien te dice cada día cuánto te respeta, te aprecia y te quiere pero cuando lo necesitas nunca está a tu lado, desconfía” recalcan en Mejor con Salud.

Aléjate de las personas que no muestran respeto por tus sentimientos y mejor concéntrate en tener relaciones sólidas con aquellos que si estén dispuestos a quererte en serio.