Foto cortesía de: www.pixabay.com

Despedir un padre a edad que sea, es una situación muy difícil para cualquier mujer. Incluso más para una niña, que no entiende los procesos de la vida. Su padre de 62 años, sufre una enfermedad terminal, por ello decide celebrarle a su niña su cumpleaños, probablemente el ultimo que él pasara con ella, con una boda simbólica; ya que en su boda real cuando ella sea adulta, él ya no podrá estar.

Es realmente conmovedor, ya que el deseo de todo padre es estar presente en los momentos más importantes de la vida de su hija, pero cuando la vida te da un ultimátum y sabes que no podrás estar, te da la oportunidad de planear ciertas cosas antes de partir. Un día que la niña de seguro no olvidará jamás y que nos invita a valorar cada momento con nuestros seres queridos, disfrutarlos porque no sabremos si mañana tendremos la oportunidad de hacerlo.

De expresarles nuestros sentimientos y darle en vida y a tiempo el cariño que se merecen, en este vídeo podrás ver caracas de felicidad en fotos captadas por una fotógrafa que realiza trabajos con personas con alguna enfermedad terminal.

Vídeo: youtube.com