Imagen de Pixabay.com

Cuando era joven, la gente era muy cruel conmigo, sobre todo las chicas. Había algunas mujeres a las que no les importó que yo fuese de su tamaño o un poco más bajo que ellas, sin embargo, nunca faltaba la que me hiciera la vida de cuadritos, haciéndome sentir mal de mi estatura.

Lamentablemente, en mi familia, la predisposición genética no me favorecía en nada y, a pesar de que soy de baja estatura, soy uno de los más altos. Es bastante vergonzoso reconocerlo, pero es la verdad. Recuerdo la primera novia que tuve cuando entré a la facultad: cuando la invité a conocer a mi familia, ella se sintió incómoda al ver a todos  mis familiares cercanos ser tan bajos de tamaño. Claro que no sufrimos de enanismo, pero supongo que ella pensó que si seguía conmigo, nuestros hijos habrían salido como yo.

Aunque a veces me causa gracia la reacción de las personas, no puedo esconder que la situación me llegó a irritar muchísimo, más aún cuando la chica que gustaba en serio. Era un problema y lo peor es que no podía corregirlo con nada.

El problema cuando eres bajito es que tienes que conseguirte mujeres de tu estatura o más bajas que tú; aunque lo anterior no era imposible, generalmente, las féminas que llamaban mi atención eran un poco más altas que yo y a la vista de la sociedad, no éramos compatibles.

Bastantes desplantes sufrí. Recuerdo que en una ocasión, una mujer estaba locamente enamorada de mí pero su mente le decía que no se enredara conmigo porque era vergonzoso estar con un hombre mucho más bajo que ella. El caso es que cuando salíamos en las noches, ella prefería encontrarme en el lugar y siempre quedábamos en vernos en un sitio poco concurrido y con las luces más tenues de todos los lugares nocturnos de la ciudad. La historia es graciosa pero me dolió mucho cuando entendí por qué me dejó.

Mucho sufrí por ella, al igual que por muchas otras, las cuales intentaron ser amables conmigo, pero a lo último ya se les veía por dónde iba su forma de actuar. Como persona de baja estatura eso se nota y mucho. Cuando una mujer te pide que sean amantes en secreto, generalmente es que le avergüenza tu compañía… pero a pesar de todo tuve gratas experiencias, no me puedo quejar.

El problema surge cuando me enamoro y quiero establecerme con alguien. Esa mujer también me dejó y en mi depresión, me puse a investigar por internet y conocí algo llamado Ganar estatura. Lo probé y debo decir que es el mejor tratamiento que he hecho en mi vida. Ya no hay nada que me detenga porque tengo una estatura socialmente correcta y las mujeres no me esconden de sus vidas.

Si tú también quieres ganar estatura, Haz Click Aquí.