Foto cortesía de: www.pixabay.com

Más del 86% de las parejas estables les toma mucho esfuerzo proponer la conversación sobre sexo. Lamentablemente, los efectos de no conversar abiertamente sobre sexo, de forma recurrente, les lleva a atravesar algunos problemas de comunicación y en la propia intimidad.

Lo ideal, en todo caso, es que la pareja se comunique en todo momento. Expresar lo que se siente y espera mediante el sexo es fundamental para desanclar una relación que comienza a tener rasgos de monótona o que ya se ha instalado en ese peligroso nivel.

Al tener una comunicación asertiva sobre lo que se desea del otro, respecto a su desempeño durante el sexo, es la clave para garantizar una vida sexual plena y muchos años de vida en pareja juntos y felices.

Te decimos las consecuencias más importantes de no hablar de sexo con la pareja, para que trabajes en ello y le enseñes a cambiar su visión hermética del asunto.

1. No resuelves tus conflictos

Si hay algo que no nos agrada de nuestra pareja durante el sexo y no lo comunicamos con tacto y cariño, no podremos mejorar jamás esa situación y nuestra vida sexual será insatisfactoria, conllevando a serios problemas de pareja que muchas veces son irreparables.

2. Te alejas de tu pareja

Al sentirte frustrada por la mala conducta de tu pareja para atender tus sugerencias, tu mecanismo de defensa será encerrarte en ti misma y evitar todo tipo de conexión con ella. Por eso, importa hablar del asunto y también cómo se habla.

3. Surgen las preguntas infundadas

Al no tener respuesta concreta acerca de algo, comenzamos a hacer una historia terrorífica en nuestra cabeza, haciéndonos preguntas como: ¿Será que le gusto?; ¿Le dará asco hacerme sexo oral?; ¿No se le ocurrirá nada más?

4. Menos sexo

Una cosa lleva a la otra, es una especia de efecto bola de nieve, que no es más que hacer de algo que empieza muy pequeñito termine inmensamente. No hablar en el momento que corresponde origina frustraciones en la pareja. El desánimo, la rabia, el rencor y cualquier otro sentimiento negativo, termina apoderándose de cada uno de nosotros y terminamos más distanciados que antes y, por supuesto, el sexo se vuelve esporádico, hasta convertirse en ausente por completo.

Como ya hemos indicado en este artículo, el sexo es una materia que debe ser resuelta por la pareja, pues son dos los que participan en él. Cuando esto no es posible, la relación se estanca y deteriora progresivamente, pues debe comprenderse que el sexo es parte fundamental de la vida en pareja.

Fuente: universoalessandra.com