Foto Cortesía de: Pixabay.com

Cuando asumes un trabajo en el que debes coordinar un equipo de personas, es necesario tener en cuenta muchos aspectos a la vez. Es fundamental desarrollar habilidades específicas y tener consciencia de que liderar un proyecto no es fácil, implica mucha responsabilidad y compromiso.

Una de las maneras en que vas a lograr los objetivos exitosamente es delegando actividades y responsabilidades a los integrantes del equipo, esto lo logras primeramente identificando cuales son las cualidades de los trabajadores, cuáles son sus fortalezas y debilidades, y a partir de ahí apoyarte en ellos, pero es necesario que tengas confianza en ellos, a fin de que ellos también se sientan capaces de hacer su trabajo de manera excelente.

Es importante también tener la habilidad para notar cuales son las necesidades de los trabajadores, cuáles son sus problemas y de qué manera los puedes ayudar, cada empresa u organización debe asumir una cuota de responsabilidad con cada uno de sus empleados, ya que de esta manera el trabajador se sentirá también comprometido con la empresa, logrando que haya una identificación propia y un compromiso que surge espontáneamente.

Una de las formas en las que puedes equilibrar el trabajo entre el equipo de trabajo es hacer turnos, o guardias rotativas de esta manera el trabajo se hará eficientemente, pero sin agotar al personal. Así cada uno de ellos verá que te preocupas por ellos y su descanso.

Conoce a tu equipo de trabajo, trata de compartir con ellos el mayor tiempo posible, esto además de acercarte como amigo, y brindarle tu confianza hace que puedas identificar cuáles son sus cualidades más relevantes y en qué área se puede desempañar mejor, y en al caso de que estés pensando en un ascenso, también puedas saber si estas tomando la decisión más acertada.

Para coordinar de manera eficiente debes plantearte objetivos y metas claras, transmitírselas al equipo y hacer un plan de ejecución. Además de esto deben estar claras las directrices y los tiempos de ejecución para cada plan.  En el caso en que involucre presupuesto también tener bien claro cuál es el destinado y de qué manera se invertirá.

Trata de involucrar a cada uno de los miembros en todas las reuniones y de escuchar con atención sus planteamientos y propuestas, ya que pueden tener ideas grandiosas. Nunca menos precies sus ideas, si no se ajustan a la realidad de lo que se quiere hacer, por lo menos hazle sentir que fue un aporte importante y lo valoras.

Si cada uno de los miembros de la organización se siente importante, y que cubre un cargo fundamental en el funcionamiento de la empresa entonces estas encaminando bien el liderazgo.

Fuente: negocios.uncomo.com