Imagen de Pixabay.com

Recuerdo que mi adolescencia y buena parte de mi etapa adulta la padecí con gastritis crónica. Una de las causas se debe a la bacteria Helicobacter Pylori, la cual me hacía sentir como si algo por dentro quemara todo mi estómago, llagando a volverme loco cada cierto tiempo, porque el malestar era insoportable.

En mi mente sigue intacto aquel momento cuando cada cierto tiempo iba al médico para que me examinaran por dentro. Las fotografías de mi estómago mostraban mucha irritación, lo cual era malo a mi corta edad, ya que no consumía alcohol, ni picante, ni alimentos muy condimentados, por mi corta edad y también porque siempre quise evitar el malestar en el estómago, que era tal cual un cuchillo clavándose en mi esófago.

Cada vez que iba a consulta con mi médico, éste me decía que debía comer mejor, descansar más y evitar el estrés y las preocupaciones porque eran factores que incidían en mi condición, no obstante, creo que desde los 10 años me cuido mucho en todos  los sentidos y cuando comencé a padecer de gastritis, más contundente fue mi decisión de no ingerir nada que me pudiera causar daño.

Algo que siempre tomé sin pensar que podría ser una causa para mi gastritis fue el café. Durante todo el día tomaba café sin ningún tipo de remordimiento, porque jamás había conocido de algún caso donde la cafeína o algún componente del café como bebida pudiera ser la causa de la gastritis.

Muchas personas, en cambio, me decían que tomar café a diario era lo que me irritaba el estómago. Yo realmente no lo podía creer, de verdad me resistía a creer pues mis días son muy aburridos sin café que lo uso para alegrar mis mañanas y hacer un break en la tarde.

Pero tanto fue la insistencia de las personas que pensé hacer caso a ver si algo bueno me sucedía. Ya tenía casi una semana con un dolor sumamente fuerte en el estómago. Había perdido casi 3 kilos en una semana, porque sencillamente no me provocaba comer, literalmente tenía miedo y había dejado el café por esos días para ver qué tal me iba. Lo cierto es que dejé el café por 25 días y realmente no sentí cambios para bien en  mi organismo.

En esa oportunidad, la gastritis me duró más de 9 días y a pesar de que no estaba tomando café, mi cuerpo se sentía mal. Como ya estaba desesperado, decidí buscar alguna recomendación por internet y fue así como descubrí Basta de gastritis, un tratamiento espectacular que me alivió desde el primer día de aplicarlo en mi vida y ya han pasado casi tres años de aquel momento maravilloso en el que puse en práctica Basta de gastritis. Ya no me limito de comer lo que quiera y jamás supe lo que era un dolor de gastritis.

Si tú también quieres curar tu gastritis, Haz Click Aquí.