Foto Cortesía de: Pixabay.com

La inteligencia financiera tiene que ver con la personalidad de cada individuo, y va a depender de muchos factores, tanto la manera en la que fue criado y educado, como también en las circunstancias en las que se ha desenvuelto en la etapa adulta a nivel laboral. Estudios recientes revelan que las personas con personalidad más centrada dedican todo su tiempo y concentración a estudiar a reflejar su éxito en la parte académica, mientras que las personas que poseen una personalidad más pasiva buscan el éxito sólo evitando los problemas y refugiándose en un estado que ellos consideran seguros. Esto va a desarrollar en la etapa adulta un impulso por también tener éxito en los negocios y en todo lo que se refiere a las finanzas, de manera que ambos pueden desarrollar lo que se conoce como inteligencia financiera. Cada uno desde su perspectiva y sus necesidades.

Pero ¿Cómo puedes hacer para desarrollar esta cualidad en ti?, a continuación, te describimos el procedimiento sencillo que debes seguir para lograrlo:

1.- Evalua la manera en la que has estado llevando tus finanzas

Se debe diferenciar los ingresos lineales de los residuales. El primero es el que generas por un empleo fijo tradicional, y el segundo por actividades que involucren propiedad intelectual y derecho de autor. En este punto en particular es importante que nos enfoquemos en incrementar considerablemente los ingresos residuales, sin dejar de lado el primero, de esta manera puedes equilibrar los gastos y contar con varias fuentes de ingresos.

2.- Establece un control personal para no realizar compras desmedidas  que puedan afectar tu presupuesto de manera significativa

Esto tiene una explicación a nivel psicológico, ya que las personas que realizan compras de manera descontrolada buscan satisfacer alguna necesidad, por lo general afectiva, que no han podido cubrir y lo hacen a través de compras innecesarias. Una vez que hacemos conciencia de esto podemos controlarlo, bien sea solos o buscando apoyo en especialista del área.

3.- Dedica un día a la semana a ahorrar

Escoge alguno y que ese día obligatoriamente debas meter algo a la alcancía, o sumar algo a tu cuenta bancaria. Es importante que seas disciplinado con esto, a fin de en un momento de emergencia contar con un fondo económico que te respalde.  Establece un monto que debas destinar a eso en ese día, crea un hábito con esto.

4.- Edúcate y fórmate

Si quieres tener mayor éxito en lo que a tus finanzas se refiere entonces trata de estudiar a través de cursos presenciales u on line sobre el tema. Además de esto cuentas con guías y libros por internet que pueden ser de gran ayuda a la hora de incrementar tus conocimientos en el área. Si tienes mentalidad de emprendedor esto es uno de los pasos que no pueden faltar en tu procedimiento.

5.- Realiza un balance de las perdidas y las ganancias que has generado

En base a estos resultados elabora un plan de trabajo estratégico para aumentar tus ingresos.

La inteligencia financiera la vamos a desarrollar con estudios minuciosos sobre esta área, evaluando detalladamente cada paso que demos en cuanto a inversión y a resultado.

Fuente: lanacion.com.ar